Proactividad: los primeros pasos del autoliderazgo

El concepto de proactividad se volvió muy popular hace tiempo en el mundo empresarial y desde entonces, podemos encontrar que el término está presente en ofertas de trabajo, entrevistas de evaluación de desempeño, cursos, talleres, libros,… Sin duda, la proactividad es un factor diferencial a la hora de alcanzar nuestros objetivos eficazmente o quedarnos a la espera de una oportunidad que quizá, nunca llegue.

Ser proactivo consiste, principalmente, en ser responsable de uno mismo, autoliderarse y emprender acciones creando nuevas oportunidades. En resumidas cuentas, la proactividad hace que las cosas sucedan y por este motivo, es importante que desde las escuelas se fomente este hábito. Con ello, podríamos formar futuros profesionales que tengan actitud de mejora y de aprendizaje continuo, creativos y activos en la búsqueda de soluciones para diversos problemas sociales, económicos, políticos o empresariales.

Por ejemplo, en nuestro caso de aprendizaje de habilidades de liderazgo, ser proactivo es fundamental, ya que sin ese hábito sería realmente difícil encontrar la pasión personal y desarrollar el resto destrezas. También, nos ayuda a promover el esfuerzo constante y la perseverancia, valores que son necesarios cuando quieres progresar y alcanzar metas significativas.

Os propongo que además de fomentar la proactividad con diferentes acciones de reforzamiento o recompensa – seguro que ya tenéis en marcha alguna -, expliquéis a los niños qué es y por qué es beneficioso actuar de esta manera. La mayoría de ellos saben que cuando toman la iniciativa son mejor valorados por sus tutores, pero desconocen la palabra proactividad. A continuación, os dejo un vídeo muy interesante que trata precisamente este tema y que considero que todo alumno, en algún momento, tendría que ver en clase para reflexionar sobre ello y debatirlo con sus compañeros.

EJERCICIO CON VÍDEO (busca en Youtube ‘¿Quién se ha llevado mi queso?’)

1.Introducir el concepto de proactividad en el aula.
2.Animar a los niños a que vean el vídeo en casa y piensen individualmente en las situaciones en las que ellos actúan de forma proactiva.
3.Visualizar el vídeo conjuntamente en clase al día siguiente.
4.Compartir y comentar experiencias proactivas.
5.Concluir con reflexión.



Leave a Reply

Required fields are marked*