‘Liderazgo de servicio’ para impulsar la educación en valores

En esta ocasión, vamos a tratar el concepto de liderazgo de servicio y cómo éste nos puede ayudar a fomentar la educación en valores desde la infancia. Para aquellos que no conozcáis el término, el liderazgo de servicio – ‘servant leadership’ – es un estilo de liderazgo basado en la idea de ‘servir a los demás’. Aunque fue acuñado por Robert Greenleaf en 1970, la esencia del concepto tiene un origen mucho más antiguo, ya que líderes tan reconocidos como Mahatma Gandhi o Nelson Mandela practicaban esta filosofía de vida.

A grandes rasgos, podríamos decir que el liderazgo de servicio o ‘servant leadershipestá ligado a nociones como la de líder interior o autoliderazgo, ya que es un estilo que se ejerce desde y con el corazón. Los líderes de servicio son empáticos, generosos, humildes e íntegros, por ello, despiertan la lealtad de los demás. Buscan generar sinergias y construyen equipos en los que cada componente sabe cuál es su misión y su talento a desarrollar dentro de la comunidad. Promueven actitudes y hábitos de superación personal utilizando métodos de empoderamiento. No son ‘padres’ sino ‘amigos’ que caminan al lado cada día, esforzándose por mejorar el entorno donde conviven y las vidas de las personas que les rodean.

En la actualidad, educar en valores a los niños y las niñas es una prioridad en todas las escuelas. Aunque paulatinamente se han ido generando multitud de ideas para promover esta enseñanza en las aulas, lo cierto es que aún queda mucho trabajo por hacer. Y una vez más, es preciso recordar cómo aprendemos los seres humanos: imitando. Desde que somos muy pequeños, copiamos las conductas que observamos en los demás, por esta razón, usar el concepto de ‘líderes de servicio’ para impulsar la educación en valores puede sernos de gran ayuda.

¿Cómo ponerlo en práctica en el aula? La recomendación es tratar primero este tema a través de películas, libros, exposiciones,… para que los niños consigan tener una idea global. Luego, es necesario fomentar el pensamiento crítico, la investigación y el diálogo en clase para que ellos hagan propio este conocimiento. Después, en equipo, se podría hacer un mural recopilando todas las enseñanzas aprendidas y construyendo algún tipo de decálogo personalizado que formara parte del contexto en el que ellos se mueven frecuentemente. Obviamente, no se espera que todos se comporten como líderes de servicio al terminar esta actividad, pero sí es una buena iniciativa que puede favorecer la creación de más ejercicios relacionados, ya que el objetivo es introducirles cada día un poco más en esta filosofía de vida.

Educación en valores y liderazgo de servicio



Leave a Reply

Required fields are marked*