Elevator Pitch: ‘El arte de venderse’

Seguro que habréis oído alguna vez la palabra ‘elevator pitch’. Es un vocablo inglés que se utiliza para referirnos a la presentación corta que hacemos sobre un proyecto cuando buscamos inversores potenciales. Actualmente, también se usa en foros de empleo o en jornadas profesionales para conseguir una oportunidad laboral.

Como recordaréis del apartado ‘Original Leaders LAB’, dentro de las habilidades de (auto)liderazgo, saber comunicarse eficazmente se encuentra entre los pilares fundamentales. El ‘elevator pitch’ es una herramienta de gran utilidad porque nos ayuda a resumir los puntos fuertes de una idea y a comunicarlos públicamente en un periodo de tiempo muy breve – 30 segundos, aproximadamente – . A estas alturas, a nadie se le escapa que debido a las últimas transformaciones del mundo laboral, ‘saber vender’ en general, es un factor de vital importancia y por ello, aquellos que usan el ‘elevator pitch’ para promocionar su marca personal o sus ideas, aumentan las ocasiones de éxito. Aunque a priori pudiese parecer exagerado practicar esta técnica de comunicación con los niños/as en el aula, lo cierto es que sería muy favorable para ellos crecer aprendiendo cómo desenvolverse eficazmente en público.

Esta semana, os propongo hacer la actividad del ‘elevator pitch’ en versión personal. Para ello, sería aconsejable haber realizado previamente la tarea del DAFO – debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades – que comentamos en otro post. Es muy importante conocerse a sí mismo y el DAFO nos ofrece esa posibilidad. Es una tarea que se podría realizar con niños a partir de los 10 años y lo ideal sería ponerles en diversas situaciones, como por ejemplo, ¿por qué deberías ser aceptado en este equipo? ó ¿por qué tu idea es diferente? : muestra tu propuesta de valor.

La estructura estándar del ‘elevator pitch’ suele ser: presentación del problema ayudado con un dato impactante y que llame la atención del interlocutor, solución – propuesta, valor diferencial marcando los beneficios y cierre que consiga el contacto para una próxima comunicación. Sin embargo, se puede adaptar dependiendo de la situación, ya que no será lo mismo vender un proyecto que nuestra candidatura para un puesto de trabajo.

Recordad que la práctica diaria consigue la excelencia, así que ¡seguid intentando acortar la brecha del actual sistema educativo con el Siglo XXI! Para terminar, comparto con vosotros un vídeo muy interesante de eduCaixa para que podáis visualizar un ejemplo de cómo habría que plantear la actividad.

Pincha AQUÍ para ver el vídeo




Leave a Reply

Required fields are marked*