Educación 2030: un sí a las ‘soft skills’

El ámbito educativo lleva varios años sufriendo diferentes transformaciones. Cada vez son más colegios los que se atreven a proponer un proyecto propio más cercano a las demandas de este Siglo XXI. Temas como la robótica, el big data, la realidad aumentada o el emprendimiento forman parte del itinerario de algunas instituciones educativas. Y es que las tendencias marcan un cambio significativo en el sector de la educación.

¿Cómo será la escuela en 2030? Pronosticar el futuro siempre es arriesgado, pero tanto la UNESCO como WISE (Cumbre Mundial para la Innovación en Educación) han realizado sus propios estudios para intentar dibujar las líneas de actuación principales. Entre ellas, podemos encontrar una apuesta clara y fuerte por la tecnología, profesores que ya no transmiten conocimiento sino que orientan y desarrollan actividades típicas de un coach, alumnos que eligen lo que desean aprender y lo hacen de forma continua, aumento de la importancia de las ‘soft skills’ o habilidades blandas, hegemonía del idioma inglés, mayor colaboración y sostenibilidad,…

Dibujo de C.Moraleja

En nuestro caso, la reflexión sobre el porvenir de la educación es obligada. Todo apunta a que las habilidades de liderazgo u otras ‘soft skills’ se tornarán más necesarias y se verán representadas formalmente en los centros educativos. Habilidades duras (conocimientos) y habilidades blandas (destrezas personales) convivirán y se desarrollarán juntas. Sin duda, buena noticia para los que apostamos por este enfoque. No obstante, el cambio no se producirá por sí solo, y mientras llega, sería aconsejable seguir desarrollando el modelo de educación en el que creemos. Esta semana, el ejercicio es para vosotros, como padres o maestros, os propongo que hagáis una reflexión – y os animo a dejarla en comentarios – sobre esa nueva escuela que viene: ¿qué opinión os merece? ¿cómo encajaréis en ella? ¿qué aportaréis?



Leave a Reply

Required fields are marked*