Cuentos que empoderan

¿A quién no le gusta una buena historia? o ¿Quién puede decir que nunca se ha implicado emocionalmente con su personaje favorito?… Desde luego, hay algo en las historias que nos encanta. Será por su poder para hacernos reír, llorar, enfadarnos, ponernos nerviosos,… e incluso, hacernos reflexionar. Y justamente es, por este motivo que, el edustorytelling comienza a ser cada vez más demandado por padres y maestros, ya que a través de los relatos podemos enseñar valores, reforzar la autoestima, fomentar conductas empáticas o emocionalmente saludables,…

Esta semana, os quiero proponer una actividad relacionada con dos cuentos que nos ayudarán en nuestra misión de liberar el líder interior de cada pequeño. Se trata de los famosos ‘Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes’ (1 y 2) de Elena Favilli y Francesca Cavallo; y ‘Cuentos para niños que sueñan con cambiar el mundo’ de G. L. Marvel y Marcelo E. Mazzanti. Ambos se centran en contar muy brevemente las historias (aproximadamente, una-dos hojas por personaje) de los diferentes líderes que han pasado por nuestro mundo (pasado y presente) y los logros que han alcanzado. Desde mi punto de vista, su propósito es inspirar y motivar a los niños y niñas para que conozcan las distintas pasiones, valores o visiones de grandes talentos como Albert Einstein, Marie Curie, Mahatma Gandhi o JK Rowling.

¿Cómo vamos a utilizar estos cuentos? Primero, merece la pena echarles un vistazo para tener una idea más aproximada de lo que se persigue. Podéis optar por comprarlos y trabajar desde ahí, o ¡atreveros a crear el vuestro propio con los niños! Es decir, cada semana, un líder (similar a lo que se proponía con el ‘Emocionario’). Nuestra labor es que, en cada historia, ellos puedan identificar la mayor parte de los pilares de la ‘Fórmula Original Leaders’, así como conseguir una reflexión personal y un debate grupal sobre los temas ligados a cada lectura: causas defendidas, ideologías, vocaciones, principios y ética,… También, podemos sugerir la ampliación de información con el fin de fomentar habilidades de investigación e iniciativa (dependiendo de la edad del grupo, se recomienda a partir de los 10-11 años). Por último y cuando los niños ya estuvieran familiarizados con la dinámica, el objetivo será motivarles para que escriban su propio cuento con tres versiones: uno actual, otro centrado en el ‘yo dentro de 5 años’ y un tercero ‘yo dentro de 10 años’. ¿Por qué? No sólo nos importa el momento presente, también que se imaginen su futuro y cómo quieren autoliderarlo. Aprovechemos esta ocasión para desarrollar ‘visión’ y por supuesto para que analicen sus fortalezas y debilidades, redefinan sus valores o mejoren su autoestima y autoconcepto.



Leave a Reply

Required fields are marked*