Cómo trabajar la autorregulación emocional con niños

La Semana Santa, normalmente, se presenta para muchas personas como un momento idóneo para desconectar y pasar más tiempo con los seres queridos. Aprovechando esta situación, en esta entrada propondremos trabajar la educación emocional centrándonos en el aspecto de la autorregulación emocional – otro pilar de la inteligencia emocional – desde una perspectiva relajada y divertida en familia.

Como recordareis, el último elemento – aunque no por ello menos significativo – de la Fórmula Original Leaders es el oxígeno. Éste defiende la importancia del ocio, el descanso, la diversión,… y casi siempre es un buen aliado de cualquiera de los otros elementos – en este caso, de la inteligencia emocional – para desarrollar las habilidades de liderazgo. Para hacer la actividad de introducción a la identificación de emociones y autorregulación emocional vamos a utilizar como recurso didáctico la película ‘Del Revés (‘Indide Out’)’. Se estrenó en 2015 y se ocupa precisamente de este tema.

Como padres, sabréis que muchos de los cortometrajes que visualizan vuestros hijos/as intentan transmitir unos determinados valores y enseñanzas morales, sin embargo, es necesario que sepáis que una vez terminada la película resulta vital que realicéis con ellos un ejercicio de análisis y reflexión con el objetivo de afianzar los conceptos que vosotros deseéis. Estoy segura que la mayoría de vosotros comentáis con vuestro hijo/a las películas porque es una buena táctica para mejorar el vínculo filial, no obstante, si queremos progresar en el aprendizaje de otras destrezas tenemos que profundizar más y enfocar la tarea desde otro ángulo.

Partimos de la base que para desarrollar la autorregulación emocional, primero hay que conocer las emociones. Es decir, identificar cómo nos sentimos es básico para preguntarnos el porqué. Conocer el valor de la autorregulación desde la infancia es bastante beneficioso tanto a corto como a largo plazo. De hecho, muchos de los conflictos emocionales que tenemos los adultos y que no resolvemos eficazmente, se deben mayormente a problemas con el desarrollo de nuestra inteligencia emocional.

Principalmente, tenemos que conocer que las emociones primarias son 6: alegría, tristeza, ira, miedo, asco y sorpresa; y para afrontar con éxito y a modo de introducción el aprendizaje de la gestión emocional con los niños, es suficiente. Todas estas emociones tienen una función y es fundamental que transmitáis esta idea. ¿Por qué? La razón central es que hay mucha gente que cree que hay emociones que no deberíamos experimentar. Por ejemplo, la tristeza – la película justo trata este mismo problema -. Parece que no podemos sentirnos tristes porque es visto como algo negativo en nuestra sociedad y tenemos que esforzarnos por mostrarnos alegres todo el tiempo. Pero en verdad y como el resto de emociones, la tristeza tiene – entre otras – funciones como la de fomentar la empatía, la reflexión o la reintegración social. Obviamente, mantenernos tristes durante varios días, semanas o meses es perjudicial para nuestra salud, por ello, hay que diferenciar entre sentir emociones en momentos puntuales y por causa justificada, y tener un determinado estado de ánimo durante mucho tiempo.

¿Qué funciones tiene cada emoción?

1.ALEGRÍA

Alegría de ‘Inside Out’ – Película de Disney

Favorece la recepción de información, estimula la consecución de metas, la empatía, la creatividad y la resolución de problemas, mejora el aprendizaje y la memoria,… En general, esta emoción sólo nos trae beneficios.

2.TRISTEZA

Tristeza de ‘Inside Out’ – Película de Disney

La tristeza es una emoción muy interesante. Por un lado, nos ayuda a reflexionar, valorar una situación, une a las personas porque facilita la empatía y el altruismo. Y por otro, fomenta estados de melancolía, desaliento y desánimo llegando incluso a provocar depresiones profundas con el paso del tiempo.


3.MIEDO

Miedo de ‘Inside Out’ – Película de Disney

Facilita respuestas de huida o evitación con el objetivo de autoprotegernos de los peligros, es una emoción muy intensa y desagradable, provoca preocupación y pérdida del control. Muy importante para tratar con niños porque el miedo es una emoción muy útil siempre y cuando sepamos controlarlo y no dejarnos arrastrar por la ansiedad. De lo contrario, el comportamiento se vuelve irracional y perjudicial para la salud.

4.IRA

Ira de ‘Inside Out’ – Película de Disney

Se trata de una emoción muy intensa que nos otorga mucha energía y está relacionada con la hostilidad y la agresividad, se genera por situaciones de frustración e injusticia, dificulta el pensamiento y la reflexión, crea impaciencia y malestar.

5.ASCO

Asco de ‘Inside Out’ – Película de Disney

Genera respuestas de escape o evitación porque los estímulos son desagradables. Está muy relacionada con aspectos fisiológicos por lo que nos ayuda a llevar hábitos de vida saludable.

6.SORPRESA
Aunque esta emoción no aparece representada como tal en la película, forma parte de las 6 emociones primarias. Quizá, el motivo por el cual los productores y los expertos en materia de psicología decidieron no incluir el personaje de ‘sorpresa’ se deba a su breve aparición. Es decir, esta emoción se produce por una situación novedosa que consigue captar toda nuestra atención en un ese momento determinado para después evaluarlo y dejar paso a otra emoción: felicidad, ira, tristeza,… Los beneficios principales de la sorpresa son la estimulación del aprendizaje y la mejora de la memoria

Una vez que identifiquemos con los niños cada emoción y les expliquemos sus funciones, podremos pasar al siguiente paso. En la entrada anterior, incluimos como ejemplo muy sencillo de mapa mental uno dedicado a las emociones primarias, sería buena idea rescatarlo y usarlo como guía para analizar y reflexionar sobre aquellos aspectos que enfadan, entristecen o atemorizan a los niños. Aquí, vuestra meta es que sea el propio niño quien sea capaz de sacar conclusiones – dependiendo de su edad – sobre qué situaciones o personas le hacen sentir determinadas cosas y por qué.

Recordad y trasmitir esta idea: cuando racionalizamos nuestras emociones y analizamos los motivos, la mayoría de las veces acabamos calmándonos nosotros mismos porque nos damos cuenta de detalles que eran imperceptibles en el estado anterior. Este momento se convierte en un punto de inflexión que nos ayuda a autorregularnos.



Leave a Reply

Required fields are marked*